Calentamiento de IP: alcanzar una buena reputación

Antes de poner en marcha nuestras campañas de marketing digital tras la implantación de una plataforma de automatización del marketing, como Salesforce Pardot, debemos tener en cuenta que va a ser necesario llevar a cabo un proceso conocido como “Calentamiento de IP” o “IP Warm Up”.

Este proceso consiste en mejorar gradualmente la reputación de nuestra cuenta de envío de emails con IP dedicada hacia los proveedores de servicio de Internet (Internet Service Providers o IPSs).

De esta manera, evitaremos que los emails enviados desde ella acaben directamente en las carpetas de correo no deseado de nuestros destinatarios o que nuestra cuenta pueda quedar bloqueada al ser incluida en una blacklist.

¿Por qué es necesario?

Los proveedores de servicio tratan el volumen de envío de emails desde una misma IP como un factor clave a la hora de detectar correo electrónico no deseado o “spam”.

Si una cuenta o IP desconocida (fría) comienza a enviar emails de forma masiva, los IPSs elevarán sus niveles de alarma y pondrán foco en la situación pues, en principio, se considerará una fuente de spam al no proceder de una fuente conocida o por no tener aún ganada una buena reputación.

Peligro, spam!

Por lo tanto, es necesario realizar este procedimiento paulatino de “darnos a conocer” calentando nuestra IP antes de comenzar otras campañas que supongan un elevado número de envíos.

 

¿Cómo llevarlo a cabo?

  1. En primer lugar, y muy importante, es haber realizado previamente una correcta configuración de los registros SPF y DKIM en las DNS (Domain Name Server) de nuestra compañía.
    De esta manera, los emails enviados serán autenticados como nuestros en los servidores de correo receptores. Su configuración incorrecta puede provocar que seamos considerados spam desde el primer email que enviemos.
  1. Revisar y tener en cuenta las recomendaciones de Salesforce y su plan de calentamiento de IP recomendado, que dependerá del tamaño de la base de datos de candidatos de la que dispongamos. El plan podrá ser distinto en cada implantación.
  1. Analizar la base de datos de candidatos y detectar los más activos y, de éstos, los de mejor calidad. Enviarles emails primero a ellos aumentará la capacidad de entrega y facilitará el proceso de calentamiento de IP.
    Comenzar con listas antiguas de candidatos no será una buena idea pues podremos incurrir en envíos a direcciones inexistentes que provoquen rebotes y empeoren nuestra reputación.
  1. Realizar la segmentación de candidatos con los que vamos a realizar el calentamiento de IP en listas organizadas en base a criterios estratégicos.
    Para ello, Pardot proporciona utilidades que permiten generar listas estáticas o dinámicas de candidatos en función de muy variados criterios, entre ellos, el contenido de ciertos campos del cliente potencial. Asimismo, tendremos la posibilidad de generar  listas de exclusión para evitar el envío de emails a ciertos grupos seleccionados.
    Por ejemplo, una buena idea sería separarlos por el dominio de su email (“@hotmail.com”, “@gmail.com”, etc. …). De esta forma y enviando emails poco a poco, podremos ir observando cómo reaccionan estos servidores de destino y detectar posibles bloqueos o recepciones en carpetas de spam no deseadas.
  1. Preparar el contenido del email o emails que se enviarán tratando que sean lo más atractivos posible, que aporten valor y que no hagan referencia a eventos concretos si no que permitan flexibilidad en su apertura y visualización.
    Además, con Pardot por ejemplo, podremos añadir enlaces supervisados a contenidos de valor de nuestra web. Esto nos permitirá profundizar en las preferencias de los clientes que lo reciban y, si los redirigimos a una página de inicio (landing page), además de recoger algún dato más sobre ellos a través de un formulario, podremos realizar tareas de mejora del dato mostrando la información que tenemos de ellos y facilitándoles la opción de actualizarlos.
  1. Comenzar con los envíos de emails diarios a las listas confeccionadas y siguiendo la estrategia de envíos graduales que habremos diseñado en base a nuestra base de datos y a las recomendaciones aportadas por Pardot o Marketing Cloud.
    El proceso de envío podrá realizarse de distintas maneras dependiendo de la plataforma de la que dispongamos. Por ejemplo, con Pardot, podremos realizarla manualmente o apoyándonos en las automatizaciones y “customer journeys” que podemos crear con el engagement studio.
Pardot - Engagement studio

 

  1. Revisar diariamente las métricas de entrega para detectar posibles problemas (principalmente, quejas de spam o altas tasas de rebote). En el caso de que se dieran, es mejor no seguir con el proceso y tratar de solucionar el problema antes de continuar. Si por el contrario no aparecieran problemas, iremos aumentando el volumen de envío poco a poco vigilando en todo momento nuestra capacidad de entrega.
    Como hemos comentado, la segmentación en base al dominio del correo electrónico del destinatario, nos permitiría tener el problema mejor localizado, parar los envíos únicamente a esas listas y poder continuar con el resto.

Lo más importante es no tener prisa. De esta forma, conseguiremos nuestro objetivo y dispondremos de un sistema saludable de envíos de correos electrónicos.

Con estas recomendaciones y siguiendo las mejores prácticas en el envío de correos electrónicos comerciales, conseguiremos mejorar notablemente nuestra capacidad de entrega y con ello alcanzar el éxito de nuestras futuras campañas comerciales.

¿Te podemos ayudar?

En sumamoOs somos expertos en marketing digital y partner certificado en Salesforce, contacta con nosotros y te ofreceremos el soporte que necesitas.

¿Te ha gustado este artículo?

Puedes compartirlo en tus redes sociales